sábado, 12 de enero de 2008

Agradecimientos tras el robo del pasado diciembre de 2007

GRACIAS

A todas las personas y organizaciones que se han solidarizado con nosotros tras el robo sufrido en la protectora el pasado diciembre.

Algunos con su ayuda económica, que nos ha venido muy bien para reponer parte lo sustraido, otros con sus llamadas y correos para hacernos llegar su indignación por el suceso y su apoyo en nuestra labor. En fin, a todos los que de una manera u otra han querido arrimar el hombro y sumarse con nosotros a la tarea, tan dura, que juntos construimos cada día. Desde nuestro corazón: gracias.

Gracias a Alicia, que nos ayuda siempre que puede, querida Alicia. A Antoinette, tan lejos geográficamente pero tan cerca en nuestro corazón. A mi amiga Yolanda, siempre ahí. A Marie y a Wietse, nunca fallan, compañeros cambiando el mundo. A Laura, a Encarna, a Marisol, a María, a Carmen, a Olga, a Eugenia, a Carme, a Mari Carmen: gracias a ellas por ser solidarias y generosas, aunque a veces no nos sobre. Gracias a amigos que desde Holanda se han sentido tan cercanos a nosotros: a Hermann, a Marie, a Jutta.

Gracias también a las organizaciones, unas pequeñas, otras más grandes que colaboran con nosotros siempre que pueden. Un agradecimiento especial a A.L.A.S., sé que se han sentido conmovidos e indignados y que han hecho todo lo posible para ayudar. A los queridos amigos de WERELDASIELEN, Marcella y Ulli, que desde el primer momento dieron un paso adelante para ponerse a nuestro lado con su ayuda, tan importante para nosotros. A Bárbara Lefranc que se lanzó en campaña para solicitar ayuda para nuestros perrillos, generosa siempre. También a Vereniging HAAS, y a su presidenta Belinda, por toda la ayuda que siempre nos ofrecen.

Y, por supuesto, a FAADA. Ellos nos dedicaron su tiempo y esfuerzo poniendo voz a toda la impotencia que sentimos durante aquellos días. Gracias a ellos mucha gente pudo conocer lo que nos había pasado y, así, ponerse en contacto con nosotros para apoyarnos.

Por último gracias a todos los que simplemente se han sentido heridos leyendo la noticia, y cabreados. Cuesta creer que se pueda atropellar de esa manera a los que no tienen nada.

Un abrazo inmenso y agradecido de todos los compañeros de la Sociedad Protectora de Úbeda.

Reacciones:

0 comentarios :